PROJECT POWER: Y sus 5 minutos de fama



A lo largo de la historia del cine, ciertas décadas son definidas por un genero específico. De los 30’s a los 60’s teníamos historias dramáticas que hoy son clásicos invencibles. En los años 70’s temas como la violencia y sexo fueron explotados para atraer mas publico. En los 80’s teníamos los famosos “Blockbusters” y franquicias épicas. Hoy, en este siglo 21 podemos decir que las películas de super héroes son las que dominan y pasa que, de vez en cuando, los géneros se prestan para juntarse y experimentar cosas nuevas. Y así es como los directores Henry Joost y Ariel Schulman (Paranormal Activity 4, Nerve) nos traen esta película con la premisa de: ¿Qué pasaría si pudieras tener poderes por 5 minutos al ingerir una pastilla?



SINOPSIS: En los suburbios de New Orleans, una corporación llamada Téleos desarrolla una pastilla que por 5 minutos te da super poderes. Robin es una joven que vende la droga para poder sobrevivir y eventualmente ayudar a su madre enferma. Ella luego se junta con el detective Frank y un ex-militar llamado Art para exponer a los responsables que crearon la droga y ademas descubrir una cruda realidad.


Si esto suena como algo interesante, es porque lo es, solo que pudo haber sido mucho mejor. La historia aquí tiene varios problemas que se deben mayormente por su guión. Usan elementos genéricos de películas de acción que francamente frustran a la hora de verlos. Por ejemplo, esta la sub-trama con el personaje de Art de “Una corporación secuestro mi hija y tengo que rescatarla”, entonces súmale una dinámica de “figura paternal” cuando se encuentra con Robin. Solo para al final resultar en algo inútil. Para colmo la hija aparece por bien poco tiempo. También juegan con que Frank sea este “Good Cop, Bad Cop” porque es amigo de Robin, pero de vez en cuando se toma la pastilla en el trabajo. Hay muchas subtramas que no son compatible, que en los últimos 25 minutos de alguna forma se juntan, pero te dejan con interrogantes y con la duda de porqué están. La trama ademas trata demasiado hacer que la tomes con seriedad, y creo que no es la mejor manera para introducir este concepto que no fue hecho para eso.



En el campo actoral, tenemos en grande a Dominique Fishback quien interpreta a Robin. Su historia solamente pudo haber sido otra película, una mas dramática claro esta. Como dije, su sub-trama no hace colación con las demás pero no fue mala. Hay escenas que comparte con Art donde hablan sobre cosas depresivas como el hecho de no ser aceptado por los demás, la muerte de un familiar, ect. que funcionan pero hubiesen sido mejor recibidas si fuera otra película. Jamie Foxx interpreta a Art, quien podía haber llevado la película completa si no fuera por los demás. Aunque Foxx sea mucho más hábil en la comedia, este nos demuestra una vez mas que puede ser serio y hábil. Un personaje que al principio puede ser raro, pero que a mitad termine gustando. Foxx se caracteriza por ser muy carismático y aquí se nota bastante. Joseph Gordon-Levitt como Frank, desafortunadamente, fue la peor actuación. Su personaje termino siendo muy aburrido. La caracterización se pareció algo así como una parodia del personaje de “Dirty Harry” interpretado por Clint Eastwood. Yo sé que un logro grande en la actuación es no parecerte a ti mismo, pero Gordon-Levitt no logró hacerlo de la mejor manera. Hay mas personajes, pero estos como llegan rápido se van porque ni si quiera se molestan en darles características memorables. Son tan útiles como los maniquíes en las tiendas de ropa.



Si hay algo que también puedo llamar experimental, es la manera que fue hecha la película. Aveces, tanto su ritmo como su cinematografía te hacen sentir que estas viendo un video musical de hip hop. De mas esta decir que hay uso del “shaky-cam” que bloquea la mayoría de las escenas de acción. Hay una escena en particular que, para no decir mucho, es dentro de una cápsula donde en primer plano se ve a una mujer congelándose pero en la parte de atrás se ve el personaje de Art peleando. ¿Por qué cubrir una escena así? ¿Tiene mala coreografía? Probablemente. Y hablando de esa escena y la que le sigue, estas cuentan con un CGI difícil de mirar. Me recordó a las películas de “Men in Black” y “R.I.P.D”, pero esas por lo menos son más entretenidas. Solo al principio y al final hay escenas que resultan bastante cool, una involucra algo de fuego y a Machine Gun Kelly y la otra la puedo describir como una tranformación a Super Saiya Jin. Al parecer, la mayoría del presupuesto se fue ahí. Cabe mencionar que la película es R, tal vez eso sea obvio pero al verla me confundía porque aveces se auto-censuraba. Momentos en donde los personajes iban a decir una mala palabra eran cortados como si se tratara de una película PG-13. Hasta la violencia era cortada aveces, como en la escena donde se involucra un cisne de hielo. Se nota que ni los propios cineastas saben como aprovechar la clasificación R. Insulten, maten, hagan todo lo que pueden hacer en sus casas, no se aguanten y tomen riesgos.



En conclusión, Project Power cuenta con un concepto interesante que no supieron ejecutar bien. Personajes que al principio te gusten y terminen siendo olvidados (o vise versa). Una presentación visual que es digna para juegos de la próxima generación de consolas o tal vez MTV. Y es algo que probablemente se pierda en el catalogo inmenso de Netflix. Por esas razones la dejo A TU DISCRECION.


¿Ya la viste? ¿Que piensas de ella? Sea lo que sea me lo dejas saber y si quieres conocerme mas te invito a que me sigas en las redes.


Facebook: Al Fonzo Entertainment

Instagram: al_fonzo_xii

YouTube: Alfonzo Entertainment


¡GRACIAS POR TU ATENCIÓN!

31 vistas
  • Facebook | Cultura Secuencial
  • Youtube | Cultura Secuencial
  • Instagram | Cultura Secuencial

© 2020 Cultura Secuencial