THE DEVIL ALL THE TIME: Una Historia Gótica Servida Muy Cruda



Yo no soy una persona religiosa. Por no decir que soy “ateo” diría que me dejo llevar por sentido común. Creo en la gente, la esperanza y el balance del bien y el mal. Sencillamente, creo en lo que veo. Por esa razón, las películas y series que tienen temática de religión las encuentro fascinantes porque así veo, en casi todo su esplendor, la creatividad del ser humano. Esas historias llenas de magia, milagros y fantasía son solo cosas que existen en nuestros sueños. Pero en la vida, todo lo bueno tiene su lado oscuro. Y así es como puede resultar aveces el fanatismo religioso, algo bastante irónico ya que tomas un concepto del bien y lo haces ver como el peor abuso llegando a hacer cosas extremas. Al menos eso explora esta entrega reciente del director Antonio Campos y presentada por Netflix. La película esta basada en el libro del mismo titulo del autor Donald Ray Pollock quien hace un cameo, mas bien su voz, como El Narrador.



The Devil All The Time nos cuenta tres historias situadas entre Ohio y West Virginia en los años 60’s, que aveces se entrelazan. En una vemos como un veterano de la Segunda Guerra Mundial regresa a casa con una nueva perspectiva de la fe después de presenciar algo fuerte. A la larga su hijo Arvin hereda esas creencias y forma sus ideas. Por otro lado esta el predicador Roy Laferty quien predica estrictamente pero al mismo tiempo peleas con demonios personales. Aquí llega otro predicador joven llamado Preston quien parece proyectar una imagen falsa. Y finalmente tenemos la historia de Carl y Sandy Henderson, una pareja que recoge personas en la calle para luego obligarlos a hacer maldades mientras que son vigilados por un policía corrupto llamado Lee Bodecker, hermano de Sandy.